Fuente : Geek

En linux el portapales  funciona de forma diferente mientras que en Windows los datos copiados de una aplicación se mantienen en memoria hasta que son sustituidos por otros, en Linux cuando se cierra la aplicación de la que se copiaron los datos estos se pierden. Esto hace que un usuario novato pueda pensar que el portapapeles en Linux simplemente no funciona correctamente.

Glipper  es una buena solución

Además de mantener el texto copiado una vez cerrada la aplicación, podemos seleccionar guardar las últimas n entradas del portapapeles y seleccionar si queremos que recuerde los datos copiados con el típico Ctrl+C de Windows, los copiados al seleccionar el texto (que es otra característica que no todos los nuevos usuarios de Linux conocen) o ambos.

INSTALACION:

sudo aptitude install glipper

ARRANQUE:

Para que se ejecute al inicio Ubuntu Sistema -> Preferencias -> Sesiones -> Programas de inicio -> Nuevo y escribimos como nombre y comando glipper.