Enlace : ¿Conocías… VLC?

“Sí, en Ubuntu ya tenemos Totem para ver vídeos, y sí, con Feisty es más fácil que nunca instalar los codecs que necesitemos. Sin embargo, bajo mi humilde opinión, VideoLan Client (VLC para los amigos) sigue siendo el amo indiscutible en la reproducción de vídeos.

No sabría decir qué es lo que me atrae especialmente de él: ¿Que no necesito instalar codecs uno por uno? ¿Que es altamente configurable? ¿Que tiene skins? ¿Que es multiplataforma (también lo tenéis en Windows? ¿Que es lo mejor que podéis tener para previsualizar vídeos en vuestro aMule? Y para los de windows tambien existe
VLC, que lo vi más rápido en su arranque que en Windows. Es lo mejor que pude hacer.

INSTALACION:

$ sudo aptitude install vlc

Si ahora abrís un vídeo con él os lo mostrará con un aspecto parecido a este (podréis ver todas las imágenes bien si hacéis click sobre ellas, mostrarán su tamaño completo):

Efectivamente no es un interfaz especialmente amigable. Pero permite cambiar de skins. Aquí tenéis un ejemplo:

Y aquí otro. Os muestro también que si queréis podéis tener dos ventanas, una con el vídeo y otra con los controles, por si hay gente que lo prefiere así:

SKINS:

En este enlace tenéis una lista de ellos. Hay que admitir que la lista no es excesivamente larga, pero también comento que soporta los skins de winamp2 y xmms (extensión .wsz).

Los ficheros de skins (de VLC o winamp/xmms) tenéis que guardarlos en “/home/tu_cuenta/.vlc/skins2″. Si no existe la carpeta “skins2″ creadla vosotros mismos, y recordad que la carpeta .vlc estará oculta, para verla basta con pulsar Ctrl+H en nautilus.

Para que al hacer doble click en un vídeo se abra siempre con VLC y siempre con la skin que hayáis seleccionado, haced doble click sobre un archivo de vídeo, seleccionad las propiedades e id a la pestaña “Abrir con”. Os mostrará algo parecido a esto:

Dadle al botón “Añadir”, y en la parte inferior, pinchad sobre “Usar un comando personalizado” para que os muestre una caja de texto donde introduciréis lo siguiente:

vlc -I skins2

De este modo:

Hecho esto os llevará de nuevo a la ventana anterior, la penúltima captura que habéis visto. Si os fijáis a la izquierda de cada opción hay un círculo. Uno de ellos tendrá a su vez otro círculo dentro mostrando lo que se ejecutará por defecto. Seleccionad el círculo de “vlc”, no el de “VLC media player” si lo tenéis. Cerráis la ventana y listo.

Tened en cuenta que esta selección lo tenéis que hacer con todo formato de vídeo que queráis que se abra con VLC + skin por defecto, pero sólo la selección de “vlc”, no hace falta que introduzcáis el comando de nuevo.

Otra de las grandísimas ventajas de este programa es el poderío que tiene para configurarlo. Da muchísimas opciones al usuario para toquetear con él y personalizarlo a más no poder. Os voy a mostrar algunas de ellas, las más importantes y que necesitaréis.

Muchos de vosotros tendréis monitores o portátiles panorámicos. Muchos reproductores no soportan que se configure este detalle y provoca que el vídeo no se adapte a la totalidad del ancho o alto de la pantalla. Esto es algo realmente muy molesto en pantallas pequeñas como los portátiles, y si encima es una película que añade la doble barra negra, nos resta muy poco para ver bien la película.

Con VLC podréis definir la relación de vuestro monitor, bien sea 4:3, 16:9, 16:10… Tan sólo tenéis que ir a las preferencias, y en la sección de Vídeo si bajáis un poco veréis la opción “Relación de aspecto de fuente”. Al lado una caja de texto vacía. Añadid la de vuestro monitor, en mi caso es 16:10. Os adjunto captura:

Seguro que muchos veréis alguna serie en inglés subtitulada a español, ¿Lost? ¿Prison Break? ¿Heroes? Los subtítulos son también muy configurables en VLC. Puede que muchos desistieran alguna vez que lo probaron porque no se veían algunas frases de los subtítulos. Esto era provocado por las tildes y letras especiales como la ‘ñ’. Es algo que tiene fácil solución. En las preferencias, Entrada/Códecs. Buscad la opción “Lenguaje de subtítulos” y poned en su valor al lado: “ISO-8859-1″. Ya no tendréis ningún problema.

Otro posible problema con los subtítulos es que no toma el archivo que debe. Esto también es configurable. En las preferencias pinchamos en el triángulo de “Vídeo” para que se desplieguen más opciones. Ahora pulsamos sobre “Subtítulos/OSD” y abajo a la derecha tenemos una casilla para mostrar las “Opciones avanzadas”. Si la marcamos veremos más opciones.

Buscad “Autodetectar archivo de subtítulos”. Marcadla si lo deseáis y fijaros en la opción justo por debajo. Aquí podremos poner un número que corresponde a lo que queramos. El significado del número lo podéis ver ver dejando el ratón encima de la casilla un segundo. Las opciones 3 y 4 son las más típicas. La 4 es que el archivo de subtítulos se llame exactamente igual al del vídeo que corresponde y la 3 lo mismo, pero con algún ligero cambio. Por ejemplo cuando el equipo traductor deja sus siglas al final.

Por último, otra opción de configuración muy práctica son las teclas rápidas. Con ellas podemos pausar, reproducir, parar, pasar al siguiente vídeo, avanzar/retroceder 5 segundos, 1 minuto, 10 o el tiempo que queramos, bajar/subir el volumen, etc.

En las preferencias, desplegad “Interfaz” y veréis “Opciones de teclas rápidas”. Ahora veréis muchas de esas teclas que podéis configurar. Si además habilitáis la casilla (abajo a la derecha) de “Opciones avanzadas” tendréis aún más acciones a configurar si queréis.

Por ejemplo yo tengo en la barra espaciadora la pausa, en flecha arriba/abajo el volumen, en flecha izquierda/derecha tengo retroceder/avanzar 5 segundos, la combinación ctrl+flecha izquierda/derecha hace lo mismo pero desplaza 30. Los tiempos los podéis definir abajo del todo con las opciones avanzadas habilitadas. Tenéis hasta 4 desplazamientos distintos.

Si configuráis alguna de estas teclas y no os funcionan, revisad bien toda la lista de estas teclas pues es probable que estén solapándose dos acciones asignadas a una misma tecla o combinación de ellas.

Enredad a vuestro gusto por las preferencias. Se pueden configurar más cosas interesantes como por ejemplo el OSD, tamaño y tipo de letra de los subtítulos, etc.

Poco más resta por decir de VLC, reiterarme en lo referente a la buena simbiosis que hace con aMule (y eMule en Windows) para poder previsualizar los vídeos que estemos bajando.

Espero que los que no lo conozcan le deis una oportunidad. Lo podéis adaptar con total seguridad a vuestras necesidades